… DE LA VIDA XX…

XX.

– ¡Hala! Voy a fregar; para que luego digas que si no hago esto, que si no hago lo otro. ¡Joder! Siempre quejándote, tío.

Carlos se puso un mandil de los de “Todo a Cien”, abrió el grifo del agua caliente, y se dispuso a la dura batalla contra los sucios elementos.

– Muy bien, entonces nosotros nos vamos a escuchar algo de música a mi habitación.

– Vale, tío. Acuérdate de que dentro de una hora empieza el partido del Barça contra el Manchester, y aún tenemos que organizar la porra, ¿eh?

– Sí, sí, luego, cuando lleguen todos.

– ¿Te quedarás, eh Fernando? Puedes participar en la porra. Ponemos quinientas pelas cada uno y también nos jugamos unas copas para el sábado.

– No, gracias. Tengo que pirarme dentro de un rato y, además, no me gusta el fútbol.

– Pues nada, tú te lo pierdes. – Acaba diciendo Carlos, no sin dejar de pensar quién sería aquel tío tan raro al que no le gustaba el deporte rey.

La imprevista llegada de Carlos había interrumpido el existencial monólogo de Pedro, justo cuando estaba llegando al punto álgido, al clímax.

Habían tomado el café mientras charlaban distendidamente sobre temas intranscendentes. Librarse de la presencia de Carlos en la cocina era una misión harto difícil, tan imposible como sodomizar a una muñeca “Barbie” no hinchable. Los intercambios de miradas entre Pedro y Fernando delataban en ellos un estado rayano a la angustia metafísica. Tenían una hora de tiempo; en una hora, Pedro debía terminar su autobiográfico relato. Transcurridos esos sesenta minutos, todos sus compañeros de piso más algunos vecinos, amigos, y amigos de amigos comenzarían a vociferar delante del televisor, mientras veintidós hombres en calzoncillos, siguiendo una ceremonia de alto contenido pseudo-erótico, correrían tras la estela de una esfera de cuero blanquinegra.

– Mientras éste friega y van llegando los demás a invadir mi espacio vital, voy a terminar de contarte lo que queda. (A veces es una gran putada que la única televisión que hay en este piso esté en mi habitación, sobre todo en días como hoy. Y que conste que a mí me gusta el fútbol. Pero también es lógico, la televisión es mía…) Espera, que pongo algo de música para disimular – Pedro agarra la primera cinta de casette que ve y la inserta en el aparato reproductor, le da al play y comienza a sonar “Kennedy” de The Wedding Present, gran coincidencia como banda sonora para acompañar su relato; too much apple pie? – ¡Jodeeer! ¡Ves? Ya me estoy enrollando otra vez como una puta persiana. Debes estar un poco hasta los cojones.

– ¡Qué va! Al contrario, estoy intrigadísimo por llegar al desenlace.

– Pues nada, allá va. Yo estaba fuera con Ingrid, etc., etc. La fiesta se acaba, y yo volvía a estar recuperado después de mi segunda vomitona. Decidimos regresar al salón. Nos hicieron esta foto, obra de mi primo Jose, que estaba por ahí haciendo el pijo con su cámara. Luego, ella se tenía que ir y nos intercambiamos nuestras direcciones; me dijo que si iba a Madrid que la llamase, y todo eso que se suele decir al despedirse para quedar bien. Cuando se va a decir adiós a su primo Jesús (el novio, el que se había casado con mi prima), ahí comienzan a cambiar radicalmente mis sensaciones; en ese instante, mi enamoramiento pasa a un segundo plano, y no dejo de controlar a mis padres. Estaba invadido por un pánico tremendo. Ya ves, la primera vez que me rebelaba, que meaba un poco fuera del tiesto, y ya estaba cagado de miedo. Pero nada, al final todo ese miedo se vio injustificado: no me dijeron ni pío. Nada de nada… Bueno, hasta el día siguiente, que salió el tema, pero eso ya es otra historia.

Pedro miraba continuamente las manecillas de su reloj, que le superaban, corrían mucho más aprisa que su enlace nervioso cerebro – aparato fonador. No quedaba más remedio que desechar las piezas de información accesorias, que Barça y Manchester United se encontraban ya haciendo ejercicios de calentamiento sobre el césped del Nou Camp para, en unos minutos, enfrentarse en un encuentro de la fase previa de la “Champions League”.

– Comenzamos a escribirnos cartas. En cada una, descubría algo nuevo acerca de ella. Eran cartas casi noveladas, con infinidad de detalles escondidos que la iban descifrando. La vi dos veces más; vino a Oviedo y volvimos a hacer el amor, lo que me dejó hecho un auténtico lío. Seguía sin entenderla del todo.

En ese preciso momento suena el timbre de la puerta. Carlos, que aún fregaba con prisa y sin pausa, va a abrir, y se encuentra con dos de sus amigos, que aparecen envueltos en bufandas de colores azul y grana. Se acaba el tiempo muerto, y Pedro lo apura hasta el límite.

– Joder, quería llegar hasta Javi.

– ¿Qué Javi?

– Mi colega, uno moreno, alto, de pelo largo liso que vive en el piso de al lado.

– ¡Aaah! Sí, también lo conocí en la última fiesta.

– Pues Javi está en la UCI, en el Hospital Central. Hoy me acordé de todo lo que sucedió el sábado pasado o, mejor dicho, el domingo de madrugada. No se puede beber y fumar hasta llegar al límite de no recordar nada. A veces me pasa, pero hoy, así, de repente, me vino a la memoria toda la escena…¡La de dios! No entiendo cómo no pude recordarlo estos tres días anteriores…

Los futboleros se acercan a la habitación entonando sus cánticos de ‘hooligan’, con varias latas de cerveza en sus manos. Están a punto de entrar en cuadro.

– Fernando, creo que todo es consecuencia de la venganza de Ingrid.

– ¡¿Qué?! Pero, ¿qué tiene que ver Ingrid con Javi? No entiendo nada…

– No lo sé, joder… no lo sé. Por eso estoy inmerso en un follón tremendo, un lío descomunal. No sé qué coño hacer.

Se abre la puerta del cuarto. Tres personajes secundarios irrumpen en la escena. En unos instantes comenzará el tan esperado partido, para muchos el centro del Universo durante las próximas dos horas.

Anuncios

Un comentario en “… DE LA VIDA XX…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s